La bicicleta: un medio de transporte en aumento

Movilizarse en bicicleta genera una serie de beneficios para la salud y el medioambiente, por lo que cada día más personas recurren a este medio de transporte. Usar la bicicleta diariamente te ayuda a circular fluidamente por la ciudad; sin embargo, para disminuir los riesgos de accidente, hay medidas de protección y tránsito que no debes olvidar.

Elegir la bicicleta como medio de transporte diario, te ayudará a prevenir el atochamiento vehicular, evitar el atestado transporte público, ahorrar dinero y reducir los tiempos de viaje. Sin embargo, aún las ciclovías no están regidas por algún estándar de diseño, por lo que no entregan un nivel de seguridad aceptable, ni una conectividad al interior de los núcleos urbanos.

Por eso, te recomendamos andar seguro y tener una actitud responsable. Recuerda que el uso de bicicletas está normado por el Decreto 116 del Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones, donde se describen los elementos de seguridad obligatorios para su uso y reglas de tránsito.

¿Qué debo saber de la normativa vial?
La ley de tránsito establece criterios básicos de movilidad respecto a la bicicleta y su conductor. Los cuales son:

Artículos de protección:

Casco: El uso del casco es obligatorio. Este debe cubrir al menos la parte superior de la cabeza y permanecer fijo a ella mediante una cinta o correa que lo sujete por debajo de la barbilla, asegurado mediante hebillas, trabas u otro dispositivo similar.
Elementos de prevención:

Luces: las bicicletas deben contar con luz delantera de color blanca, y luz trasera de color rojo.

Reflectantes: el obligatorio contar con elementos reflectantes, estos pueden ser cintas reflectantes, chaleco, u otros elementos adosados al vehículo y/o conductor.
Algunas reglas para transitar por la ciudad:

Por donde transitar: Ciclistas deben transitar por la calzada (pista derecha) o mediante el uso de ciclovías. Excepcionalmente se podrá transitar por la acera, en los siguientes casos:
Menores de 14 años o adultos mayores
Personas que transiten acompañados por menores de 7 años
Personas con alguna discapacidad o movilidad reducida
Cuando las condiciones de la ciclovía, la calzada o las condiciones climáticas hagan peligroso circular por ellas.
En todos estos casos, se deberá transitar a velocidad de peatón, teniendo que descender del vehículo si el flujo peatonal así lo demanda.

Estos sencillos elementos de seguridad te permitirán desplazarte más seguro. Es importante que recuerdes encender tus luces, y ocupes un casco de la talla apropiada para tu cabeza. Además, recuerda que las multas por incumplimiento de la normativa, pueden llegar a 0,5 y 1 UTM.

Consejos prácticos para ir al trabajo en bicicleta:

Usa tapabarros y tapa cadenas: te servirá para evitar manchas de barro en los pantalones durante el invierno y el tapa cadena evitará que te ensucies con la grasa de la cadena.
Programa tu recorrido: revisa cada ruta para que puedas pedalear con calma. Prefiere ciclovías con buen pavimento, amplias, demarcadas y en lo posible con segregación física a la calzada vehicular.
Prefiere zapatillas deportivas: utiliza zapatos que tengan buen agarre, para que no se resbalen en los pedales, evitando zapatos de oficina. Al llegar a la oficina, puedes cambiártelos.
Lleva una polera de cambio: usa una camiseta y/o pantalón deportivo cuando pedalees. Al llegar a la oficina, puedes cambiártelos.
Asegura tus pertenencias: asegura tu mochila, cartera o cualquier elemento que debas llevar. Así evitarás robos si utilizas el canasto. Una buena opción son las parrillas traseras que permiten instalar alforjas y desestabilizan menos.
Utiliza un buen candado: existen métodos de seguridad especiales para bicicletas. Evita asegurarla con elementos delgados o fáciles de romper.
Estaciona siempre en lugares establecidos: así evitarás un robo imprevisto.
Comenzar a utilizar la bicicleta trae muchos beneficios. Asegúrate de hacerlo siguiendo la normativa para mantenerte seguro.

 

 

Fuente: Achs.cl

Abrir chat